Cómo los soportes digitales han cambiado nuestra manera de leer

De Gutemberg al iPad

La implementación de nuevas tecnologías (teléfonos celulares inteligentes, tabletas, conexión 24/7 a internet y aplicaciones de redes sociales) han establecido un cambio en la sistematización de la lectura.

Recordemos que la lectura es un ejercicio que nos habilita a acceder a la información y que, a mayor experiencia, mayor entendimiento y velocidad de lectura.

El proceso de lectura

El proceso de lectura es un proceso cognitivo y mecánico inducido por la educación y por la experiencia. Comenzamos reconociendo cada glifo o letra, asociándolo a un sonido, idea e imagen.

Weber ha planteado tres bases para la lectura:

  1. Saber pronunciar las palabras escritas.
  2. Saber identificar las palabras y el significado de cada una de estas.
  3. Saber extraer y comprender el significado de un texto.

El proceso de aprendizaje de lectura es un proceso que requiere de una larga experiencia. Lo comenzamos a muy temprana edad (3-6 años), aprendiendo a reconocer la forma de las letras (identidad visual), asociándolas a un sonido (identidad oral). Continuamos asociando un conjunto de letras, armando sílabas, que luego pasarán a formar palabras o ideas gráficas (mamá, papá, casa, flor…). Esto es el proceso de aprendizaje de la lectura mecánica, donde todas esas asociaciones se han de hacer con rapidez, con una velocidad que mecánicamente y comprender el sentido de lo se que está leyendo.

En ese proceso de aprendizaje se va profundizando en la complejidad de la lectura (letrassílabas-palabras-frases), creando ya no asociaciones a objetos, sino a ideas o a acciones. Luego comienza la lectura comprensiva. Para realizar la comprensión de un texto escrito, no solo se han de asociar las letras con los sonidos correspondientes, sino también las palabras con su significado.

El fin de la lectura es llegar a una lectura reflexiva, que significa llegar a alcanzar una postura de reflexión crítica acerca de lo que se ha leído.

La lectura diagonal

En la lectura diagonal, el lector solamente lee los pasajes especiales de un texto, como títulos, la primera frase de un párrafo, palabras acentuadas tipográficamente (negritas, cursivas), párrafos importantes (resumen, conclusión) y el entorno de términos importantes como fórmulas (2x+3=5), listas (primero, segundo…), conclusiones (por eso) y términos técnicos (costos fijos). Se llama lectura diagonal porque la mirada se mueve rápidamente de la esquina superior izquierda a la esquina inferior derecha. De este modo, es posible leer un texto muy rápido a expensas de detalles y comprensión del estilo.

¿Cómo influye el diseño en el proceso de lectura?

La meta y función del diseño editorial es guiar al lector dentro de un espacio o área limitados. El diseño editorial tradicional contiene textos, imágenes y colores. Trabajamos en la composición de estas partes guiando al lector en el proceso de entendimiento y lectura.

Hay ciertos procesos ópticos y mecánicos que debemos tomar en cuenta en el momento de diseñar una pieza editorial.

Para comenzar debemos saber el grado de experiencia de lectura que tiene nuestro grupo de lectores. Debemos también tomar en consideración la edad del grupo para elegir el grado y fuente que usaremos.

Respecto del contenido de los textos, no es lo mismo diseñar textos de novelas o de una revista de viajes o moda que diseñar para médicos o arquitectos.

En cuanto al análisis visual del contenido, hay que tener en cuenta si hay muchas imágenes, qué tipo de imágenes son, si están atadas al texto o van sueltas, etcétera.

Una vez que realizamos el análisis del material, pasaremos al próximo momento, el formato. En general, los formatos de los impresos son estándares de la industria gráfica acomodados a la maquinaria usada para imprimir. Los pliegos de papel definen la cantidad de páginas que se van a imprimir en cada paso.

Una vez que hemos establecido el formato, y tomando en cuenta el contenido, pasaremos a definir los márgenes, que son la base de nuestro proceso de lectura. En este espacio en blanco descansará nuestra visión para luego dar el salto a las distintas partes del contenido.

Direccionalidad de la lectura

Experimentos con idiomas y glifos diferentes a los idiomas occidentales han demostrado que no solo los movimientos oculares se acostumbran a la dirección de lectura, sino a todo el sistema perceptivo. Por ejemplo, si se escribe de derecha a izquierda y de arriba abajo (como en chino tradicional), no solo los movimientos sacádicos cambian sus direcciones, sino que también el umbral de visión (perceptual span) y el periodo de identificación de las palabras (word identification span) cambian sus formas.

Movimientos sacádicos

Los movimientos sacádicos son los movimientos y saltos oculares que realizamos cuando leemos. En el proceso de lectura, mediante nuestra visión y la experiencia de lectura, no leemos cada letra o palabra, sino que fijamos la visión en algunas partes de la línea de texto y descodificamos esas palabras o frases en ideas reflexivas, y así podemos entender el texto impreso.

La comprensión de este proceso ha llevado al diseño a incorporarlo dentro de la forma que se le da al texto, para ayudar al lector a mejorar el rendimiento interpretativo de la lectura. Estos movimientos son primordiales a la hora de decidir la cantidad de glifos que tendrá cada línea y el espacio entre estas. Esto depende exclusivamente de la experiencia de lectura que tenga el lector o el grupo de lectores; por ejemplo, si diseñamos un libro para niños, las líneas serán más cortas, ya que el niño no tiene la experiencia de lectura suficiente como para fijar la visión en tres puntos, mientras que, si diseñamos una novela para personas que tienen más de 20 años de experiencia en la lectura, las líneas podrán ser más largas (80-100 glifos por línea). Esto optimizará el proceso de lectura mediante los movimientos sacádicos.

Se estipula una línea de 80 glifos como óptima (para personas con experiencia de lectura), ya que el salto que realiza nuestra visión (3 o 4 saltos) de una línea a otra es corto y ayuda a encontrar la línea inferior.

Estos son algunos de los resultados en la investigación de la lectura impresa, valorada por mas de 400 años de vida.

El proceso de lectura en dispositivos electrónicos

Desde comienzos de la década de los noventa, el mundo de las publicaciones electrónicas se ha desarrollado a pasos agigantados. Actualmente, son estas publicaciones las que nos informan día a día y han pasado a ser un ente primordial en nuestra vida diaria.

¿Ha cambiado la manera de leer como consecuencia de los cambios tecnológicos?

No hay una respuesta 100% correcta a esta disyuntiva. Podemos observar que las personas mayores de 60 años tienen mucha dificultad para leer textos que requieren comprensión (como el caso de una novela), pero no denotan mayor dificultad en leer periódicos informativos en teléfonos celulares, computadoras o tabletas.

Los resultados de nuestras investigaciones nos indican que las personas dentro del espectro 17-35 años no tienen ninguna dificultad en leer artículos y lograr un alto grado de comprensión, así como también novelas en tabletas electrónicas.

No olvidemos que la lectura se desarrolla con la experiencia y que, al cambiar el formato, cambiamos nuestra manera de leer y sobre todo de navegar dentro del contenido.

Pero el diseño de ese contenido editorial no siempre fue pensado para ser leído en esos dispositivos; es recién a partir del 2000 que se investiga sobre las nuevas tecnologías y el proceso de lectura. Casi todos los diseños se hacían basados en investigaciones sobre la lectura sobre el papel, sin tener en cuenta los cambios tecnológicos. Podríamos decir que a partir del 2014 se tiene que repensar el diseño editorial en dispositivos electrónicos de lectura. Es en los teléfonos celulares inteligentes donde más se ha investigado y desarrollado; es más, hoy en día, las páginas editoriales de información contienen al menos dos diseños para pantallas de 17 o más pulgadas y para teléfonos celulares.

Como toda nueva tecnología, la industria editorial electrónica pasó por un período de experimentación e innovación continua. Hoy, 15 años después de su nacimiento, ha logrado una madurez dentro del diseño editorial que le permite una lectura casi impecable.

¿Por qué la diferencia entre el diseño editorial impreso y el electrónico?

La primera y primordial diferencia es la ausencia de formato. Hay miles de modelos de teléfonos celulares, y la cantidad sube mes a mes. La relación entre el largo y alto de la pantalla varía, dependiendo del modelo; la resolución (cantidad de píxeles por pulgada) también varía. Esto influye primordialmente en el diseño. No es lo mismo tener un encabezado de 400 píxeles que uno de 700; la cantidad de glifos que podremos mostrar varía en casi un 60%. ¿A qué tamaño vamos a mostrar las imágenes?, ¿cómo manejaremos la proporción de silencio (espacio blanco)?

Para los diseñadores sería imposible crear un diseño para cada tamaño de pantalla, tomando en cuenta que cada mes salen nuevos modelos de pantallas.

La industria editorial ha entendido este problema y ha desarrollado algo llamado diseño adaptable (responsive design). Esto significa que se han desarrollado reglas que cambian la visualización del contenido, dependiendo del dispositivo donde se lea. Un buen ejemplo de este tipo de diseño es Facebook, que muestra de manera muy diferente el contenido dependiendo del dispositivo donde se vea y tomando en consideración la cantidad de información que se entregará en cada pantalla.

La falta de formato de estos dispositivos nos hace repensar el diseño editorial. Nuestra educación y experiencia nos han enseñado las reglas de la lectura impresa y de formato fijo mientras que enfrentamos un mundo de formatos diferentes y diseños dinámicos. No quiero postular que las reglas de lectura pasaron a ser obsoletas, sino que necesitan una revisión y aggiornarse a las nuevas tecnologías, o sea un cambio de pensamiento del diseño editorial. Paradójicamente, las instituciones de enseñanza basan su grilla en el diseño editorial impreso. Generalmente dan una experiencia en diseño dinámico u ofrecen una carrera paralela.

Libros electrónicos, una nueva experiencia de lectura o la reproducción digital de lo impreso

Los libros electrónicos tienden a tomar mercado de lo que anteriormente eran publicaciones impresas.

¿Quienes leen libros electrónicos? Mayoritariamente, las personas que leen periódicamente libros en formato digital tienen entre 20 y 50 años de edad; son lectores de toda una vida y con una relación muy profunda con el libro impreso. Son profesionales.

Los dispositivos más usados para la lectura a nivel mundial son los Kindle, de Amazon, y el iPad de apple, cada uno con su propia tienda de libros.

Los dispositivos de lectura, especialmente el kindle, son de tinta electrónica y permiten una lectura amena y muy parecida a la experiencia de leer impreso en formato pocket. el iPad de Apple tiene diferentes modelos de menor y mayor tamaño y resolución; son mucho más rápidos en reaccionar, y su formato nos recuerda a un libro de tapa dura. La proporción es más cuadrada que la de kindle. Estas empresas, basándose en los estudios de mercado, han sacado modelos que quieren emular la experiencia de lectura sobre el papel, ya que sus usuarios quieren tener esa experiencia. Esto nos indica que debemos trabajar con un diseño que esté bastante cercano al impreso; debemos emular la experiencia de lectura tradicional, únicamente tenemos que armar su contenido responsive adaptable.

Tenemos otros tipo de libros electrónicos: los libros para niños y los libros con contenido multimedia. Estos dan más libertad de experimentación. Suelen ser interactivos e inmiscuyen al lector a participar de la experiencia. Este tipo de libros se producen en dos versiones: para Amazon y para Apple, ya que requieren una programación diferente para cada lector. Utilizan un formato llamado ePub de layout fijo, ya que el posicionamiento del contenido no necesita adaptarse al dispositivo.

la lectura es pura y exclusivamente una experiencia. La letra impresa lleva más de 400 años de lectura; carga con una tradición que compartimos con casi todas las otras culturas. La letra electrónica lleva apenas 15 años de vida y todavía no se ha desarrollado a fondo.

AlelunaNiod Comunicación Visual

Corrección de textos: María Martha Arce

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s