La Psicodelia en el Diseño Gráfico

En una época agitada, producto de la guerra fría y la precariedad de los derechos de las minorías, surge un movimiento juvenil que empieza a oponerse al poder del estado y al de sus propios padres, aseverando que el mundo podía ser un lugar mejor, en donde el amor fuese el centro del universo.

Protestas por la Guerra de Vietnam

Las dinámicas sociales y la decadencia de esta época basada en la intolerancia, impulsó el movimiento hippie – una manifestación contracultural que surgió en EE.UU en la década de los 60, y que luego se expandió por el mundo entero –. Los hippies profesaban los valores de la anarquía no violenta, el pacifismo, la revolución sexual y la preocupación por el medio ambiente.

Estos preceptos llevaron a valorar la riqueza interna sobre los estereotipos mundanos de la cultura popular e idealizar un mundo donde la raza humana se basara en el amor y experimentación personal, en la búsqueda de un «nuevo hombre». De esta manera el uso del ácido cómo el LSD se convirtió en una práctica común, en una época en la que no se conocían las consecuencias del uso de éste tipo de drogas. Así, el uso del ácido consiguió impulso por parte del Prof. Timothy Leary quien en septiembre del año 1966 funda La Liga para el Descubrimiento Espiritual, en la cual, el uso de drogas psicodélicas eran el aspecto central de la religión, el LSD pronto se propagó entre los jóvenes generando posteriormente, que el Gobierno de Estados Unidos decretara la prohibición de su uso y consumo.

Movimiento hippie – San Francisco, en los años 60

Psicodelia es la adaptación al español del inglés psychedelia, un neologismo formado a partir de las palabras griegas psico «alma o actividad mental», y dilotikó, «manifestar». La palabra psicodélico fue inventada por el psicólogo británico Humphry Osmond y significa «que manifiesta el alma».

Todas estos acontecimientos invadieron rápidamente el escenario artístico. Se creía que los músicos rock componían sus temas bajo la influencia del LSD y otras drogas alucinógenas. Bandas como The Doors producian una música con tonos y secuencias de sonidos extridentes, algo nunca escuchado para la época y, ni hablar de las letras de sus canciones, cargadas de experiencias alucinantes y vivencias sexuales intolerantes para la época. Así, el diseño gráfico se lanzó a tratar de reproducir estos efectos a nivel visual.

En realidad, el diseño psicodélico significó un desafío para muchas de las estimaciones sobre lo que debía ser la composición y la manipulación de la forma, ya preestablecidas años antes por la Bauhaus y el Diseño Internacional Suizo. Ya otros movimientos artísticos como el Art Nouveau  y el Op Art, había realizado tipografías deformadas y adornos ornamentales así como efectos tridimensionales. La diferencia, en este caso, era lo que motivaba esta expresión gráfica: En línea con la música rock y los movimientos de liberación civil, el diseño psicodélico buscaba expresar gráficamente la huida a un mundo delirante alternativo a la imposición del poder.

Gráficamente, el diseño psicodélico se basa en:

  • Deformar y deshacer las formas tipográficas emulando figuras líquidas, perdiendo en algunos casos también la proporción.
  • Los colores fuertes que produjeran contrastes. Se utilizan paletas de colores complementarios, aunque en algunos casos la explosión de colores saturados era la regla.
  • Uso de formas curvas ornamentales.
  • La aplicación de elementos geométricos.
  • Composiciones simétricas.
  • Efectos de repetición combinados con colores intensos.
  • El uso de la ilustración: siluetas, rostros dibujados y diferentes formas florales.
  • Un estilo visualmente explosivo, muy utilizado en las portadas de los discos y en afiches.

La psicodelia fue uno de los componentes más notorios de la contracultura de la época, ofreciendo una vía de escape de los límites impuestos a la conciencia y a la vida diaria por el sistema dominante. Perdió notoriedad paulatinamente y fue desplazada posteriormente por otras corrientes culturales, aunque su influencia persiste en múltiples manifestaciones contemporáneas, siendo especialmente obvia en la publicidad, el videoclip, el cine y la música psicodélica de vocación underground.

En los años ochenta se produjeron diversos brotes neo-psicodélicos. Uno de ellos es el psychedelic trance, movimiento que retoma algunos principios de la psicodelia de los sesenta, promoviendo la empatía con el planeta y el uso de la música como herramienta de meditación. Otra manifestación es el psybient, un encuentro entre la música electrónica, las estructuras complejas del rock progresivo y la estética psicodélica. En los años 90 la músiva Indie y la escena Grunge tuvieron también influencias muy marcadas de los movimientos hippie y psicodélicos de los años 60 y 70.

Algunas muestras sobre el legado del Diseño Psicodélico…

Afiche de Bob Dylan realizado por Milton Glaser

contracultura, diseño, Diseño Gráfico, Diseño psicodélico, estilo gráfico, hippie, psicodelia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos en las redes sociales

Suscribete a nuestro Newsletter

Para estar actualizad@ sobre todos nuestros nuevos productos y noticias

Desarrollado por  GuarrodStudio.com