Monikini: Provocar el Éxito en la Moda

Las tendencias contribuyen a uniformizar el mercado textil. En estas condiciones, para una marca no es fácil distinguirse. Debido a ello, la moda, más que cualquier otra industria, ha recurrido a la provocación. Hoy los juegos corporales, lo lícito e ilícito, constituyen una obligación en este sector.

La provocación utilizada como recurso para llamar la atención debe mucho a un diseñador llamado Rudi Gernreich. Que si bien no es tan conocido por el público su trabajo es por el contrario, muy popular entre los profesionales: Tom Ford ha insistido muchas veces de su deuda contraída con él. Efectivamente Gernreich, presenta esa mezcla tan propia del mundo de la moda de oportunismo comercial, sentido artístico y militancia a favor de la liberación de las costumbres; en él se resumen las complejas relaciones entre la moda y el escándalo.

Resultado de imagen para rudi gernreich
Rudi Gernreich

Este creador tuvo una oportunidad que tal vez ningún otro podrá conocer: la de promover su nombre a través de un escándalo planetario. Esto ocurrió al diseñar en pleno 1964 el Topless Swimsuit conocido también como el Monokin, que desencadenó una polémica hoy en día difícilmente imaginable. Por más que busquemos otra creación susceptible de conmocionar tanto a la opinión pública, no la encontraríamos. Rudi no solamente nos ha legado el Monokini: también hizo de la provocación un ejemplo indispensable para las marcas de moda.

Nacido en Viena llega a Estados Unidos con su familia post Segunda Guerra Mundial. Su primer trabajo fue en una morgue, lo que le permitió estudiar muy bien el cuerpo humano. Profundizó sus conocimientos en anatomía convirtiéndose en bailarín y para ganar dinero extra diseñaba vestidos.

Resultado de imagen para monokini 1964
Monikini 1964 aquí llevado por su Musa Peggy Moffit

Gernreich sabía hacer que hablarán de él; uno de sus asociados le describiría incluso como una “Bestia Publicitaria”. Efectivamente, cada año lograba atraer las miradas contando historias inesperadas poniendo sobre la pasarela de sus desfiles desde payasos, pasando por monjas hasta llegar a  vaqueros.

La idea del Monokini vino a su mente por primera vez 1962 sin embargo otro diseñador de la época Emilio Pucci declaró en ese mismo momento a través de una entrevista “que las mujeres abandonarían la parte superior de sus trajes de baño en menos de 10 años”. Encendiendo sus alarmas pues alguien se le podría adelantar. Aunque no fue hasta finales de 1963 cuando Susanne Kirtland, de la revista Look, le informara que prepararía un artículo sobre su pieza comentándole que era muy difícil para ella escribir sobre algo que aun no existía y le suplicó lo creara.

Imagen relacionada
El Monokini llegó a ser prohibido hasta por el Papa

Este se puso manos a la obra primeramente desarrollando un Sarong Balinés que quedaba justo debajo de los senos pero Susanne Kirtland no lo aceptó porque lo consideró  muy poco atrevido. Finalmente Gernreich diseñó un bañador con tirantes que ponía al descubierto todo el pecho. Fue fotografiado en las Bahamas, pero esta vez la Revista Look se asustó ya que ninguna modelo aceptó usarlo, por lo que esta revista decidió solo publicar la foto de espaldas;  algo que enfureció a Gernreich pues no quedó a gusto con el resultado más aún porque la única que se atrevió a posar con él fue una prostituta local algo que se dió a conocer inmediatamente.

Decide realizar una nueva sesión de fotos y busca a dos grandes amigos (con quien realizará trabajos extraordinarios hasta los últimos días de su vida) la modelo Peggy Moffit y su esposo el fotógrafo William Claxton. Buscando no entrar en clichés evita a Playboy y revistas de este tipo, pero nadie tenía el valor de publicarlo fue rechazado por Newsweek y muchas más.

Imagen relacionada
Trabajo realizado por Rudi, Peggy y William

Determinado a salirse con la suya va acompañado de Peggy Moffit quien iba vestida con un Kimono pero en la parte de abajo llevaba el famoso Topless Swimsuit, acudió a una cita con la prestigiosa Diana Vreeland editora para ese entonces de Harper´s Bazaar quien al preguntarle por el osado bañador recibe como respuesta a Peggy quitándose la ropa mostrando la pieza en todo su esplendor y a Gernreich declarando: Que el Monikini representaba la libertad, un manifiesto sobre las ataduras que la moda y las reglas impuestas por una sociedad retrograda que se niega al cambio.

Resultado de imagen para harper's bazaar monokini 1964
Reportaje que le dedicó la prestigiosa revista Life al Monokini

Poco a poco comenzaron a salir las primeras fotografía de esta increíble pieza provocando un escándalo sensacional, los medios centraron toda su atención haciendo muy popular la palabra Monokini, cumpliendo de esta manera los objetivos de su autor hacer su nombre popular.

Solo se vendieron 3000 piezas una cantidad bastante moderada a pesar de las manifestaciones fuera de las tiendas, los sermones en las iglesias y los ojos impávidos de quienes no podían creer lo que estaba ocurriendo.

Luego de esto  Gernreich tiene dos éxitos comerciales (no publicitarios) el No Bra y el No Bra Bra ambos considerados avances en la ropa interior femenina pues estaban compuestos de telas elásticas sin ningún tipo de alambres lo que le brindaba a las mujeres mayor comodidad y libertad en sus movimientos.

Resultado de imagen para no bra bra de rudi gernreich
Anuncio publicitario del No Bra Bra

Luego en 1974 propuso “Otro Traje de Baño” llamado el Pubikini que dejaba parte del pubis al descubierto y sugería que el vello se tiñera de un color parecido al del bañador.

A pesar de todos los escándalos es importante señalar lo relevante del trabajo de este diseñador; pues marcó el uso de la provocación en el mundo de la moda, estrategia utilizada en infinidad de campañas publicitarias, que van desde un YSL desnudo posando para promocionar su perfume en los años 70s, a una Kate Moss famélica e inocente mostrando la ropa interior de CK en los 90s  o más recientemente las fotografías de Tom Ford para Gucci.

Algo hemos aprendido de todo esto y es que definitivamente “El sexo vende” pero en la moda siempre debemos agregarle un toque Chic.

 

Imagen relacionada
El Pubikini de Gernreich

 

Microinfluencers los nuevos líderes en la industria de la moda y los cosméticos.

El prestigioso centro Launchmetrics ha publicado su cuarto informe anual sobre el estatus del marketing de influencers en los sectores de moda, lujo y cosmética que revela varias tendencias, relacionadas con el creciente canal de marketing digital; entre ellas sesgos en sectores demográficos objetivos, cambios en la remuneración de los influencers y el crecimiento de los microinfluencers.

Para realizar el informe se encuestó a 600 profesionales del mundo del markéting, relaciones públicas y comunicaciones de la industria de la moda, el lujo y la cosmética de Europa y Estados Unidos, además de a 200 influencers. Los resultados revelan que el 78 % de las empresas realizaron en 2017 campañas de marketing que implicaban a influencers.

influencer

Esto supone un aumento del 13 % si lo comparamos con el 65 % de empresas que se involucraron en el marketing de influencers en 2016, según el informe anterior. Esto sugiere que el uso de influencers, que ya se posicionó como un elemento más de la industria, está lejos de desaparecer a corto plazo.

La creciente popularidad del marketing de influencers está sin duda vinculada a los beneficios obtenidos, que son muchos y bien aceptados. El 90 % de los profesionales de marketing encuestados, por ejemplo, cree que el marketing de influencers es efectivo para generar conciencia de marca, el 73 % declara que contribuyó a fortalecer la fidelización del cliente y un 69 % piensa que esa práctica influyó en el aumento de ventas.

Resultado de imagen para fashion influencers

Mientras que cada vez más las marcas buscan diferenciar las estrategias de marketing en un intento por conectar mejor con los distintos tipos de consumidores, el informe muestra que el marketing de influencers está principalmente enfocado a los millenials, y el 76 % de los profesionales identifica este rango de edad como objetivo principal en sus estrategias con influencers digitales. La Generación X ha resultado ser el segundo grupo de edad más buscado, con un 20 %, y la Generación Z queda un tercer puesto con un insignificante 3 % (una cifra que resulta sorprendente para una generación nativa digital).

Para llegar a estos consumidores, el 46 % de los profesionales de marketing prefiere trabajar con microinfluencers (definidos como aquellos con entre 10k y 100k seguidores en sus canales de redes sociales) y un 34 % prefiere a los macroinfluencers (entre 101k y 500k seguidores). Solo el 9 % favorece a los megainfluencers (entre el medio millón y los 1,5 millones de seguidores), mientras que el 11 % considera que las celebrities (más de 1,5 millones de seguidores) son la herramienta de marketing más efectiva.

influencers 2

Dicho esto, solo el 8 % de los profesionales de marketing afirmó que el número de seguidores fue un factor clave en su decisión para trabajar con un influencer. En cambio, la calidad del contenido destacó como la consideración más importante,  citada por el 45 % de los encuestados.

“Cuando pensamos en la palabra influencer, lo primero que nos viene a la mente son famosas como Rihanna o Selena Gomez”, pero en realidad, para muchas empresas “los microinfluencers son el activo más valioso para llegar a un público nicho y obtener resultados reales”.

Como era de esperar, Instagram continúa su reinado como plataforma más popular entre los influencers, y es dos veces más popular que cualquier otro canal entre los profesionales de marketing, preferido por el 36 %. Facebook ocupa el segundo lugar con el 16 %, mientras que los blogs ocupan el tercer puesto con un 13 %, ambos pierden cuota frente a Instagram, aunque el gran perjudicado es Snapchat, que baja del 10 % en 2016 al 6 % en 2017.

El informe atribuye la consolidación del dominio de Instagram como plataforma de influencers a la llegada de funciones como Instagram Stories y, especialmente, Instagram Shopping, que permite al consumidor avanzar hasta el proceso de compra sin salir de la aplicación.

influencers 3

Entre los propios influencers, los datos son aún más sorprendentes, el 99 % de los encuestados afirma usar Instagram para crear contenido. Facebook (67 %) perdió el segundo puesto frente a los blogs (85 %).

La realidad de las relaciones entre marcas e influencers también está cambiando: aunque el 98 % de los profesionales de marketing citaban las muestras y obsequios entre sus tácticas para trabajar con influencers, el 41 % afirma que ahora pagan a los influencers “siempre o casi siempre” por las campañas. Además, el 60 % cree que el gasto en campañas con influencers aumentará en el futuro.

Algo interesante, ya que para los influencers la compensación económica y la creación de contenido de calidad son las principales motivaciones para aceptar proyectos, ambos aspectos mencionados por el 63 % de los encuestados.  Los productos gratis, por otro lado, caen al final de la lista, citados solo por el 20 % de los influencers que participaron en el informe.

Imagen relacionada

De hecho, ahora que el marketing de influencers exige un mayor compromiso financiero por parte de las empresas, y que las industrias de la moda, el lujo y la cosmética están experimentando un boom de microinfluencers, las marcas tendrán que empezar a ser más selectivas con los profesionales digitales que eligen para maximizar las inversiones.

Tal y como indica el informe, esto podría llevar a avances interesantes ya que “harían falta profesionales para obtener más experiencia o utilizar herramientas de influencia especializadas para identificar a los líderes de opinión clave”. En cualquier caso, parece que está más claro que nunca que los influencers han llegado para quedarse.

La Calle y la Internet: Inspiradores para las Marcas de Lujo

Es el momento de auge en el universo digital, las marcas que están redefiniendo el concepto de lujo afirman que lo verdaderamente interesante está en la calle y en el internet. De allí toman sus referencias para reinventar esta idea, que ya no se preocupa por cuánto cueste una prenda o un accesorio ni tampoco basa su modelo de negocios en la exclusividad. Para las nuevas generaciones, lo que importa de una marca de moda es que sea representativa de una identidad construida a modo de rompecabezas: estas firmas le brindan a los jóvenes la capacidad de acceder, y en ese acceso a ciertos consumos se juega el proceso de decir quién soy.

Anteriormente, las casas de moda por medio de sus directores creativos nos transportaban a un universo lleno de conceptos, donde nos invitaban a traducir sus temas de inspiración a través de la ropa, sin embargo hoy en día todos han vuelto sus ojos directamente a lo que sucede fuera de sus estudios. La técnica mirar desde la ventana y el móvil  lo que está ocurriendo.

city-lights-outdoors-959406

El sitio Business of Fashion informó el año pasado que las tres marcas de indumentaria mejor posicionadas del año fueron Gucci, Balenciaga y Off-White, lo que se interpreta como un posicionamiento del streetwear dentro del consumo de moda. Tomemos el caso específico de la Casa Balenciaga en cuyo ADN está inmerso su fundador quien ha sido considerado un genio y arquitecto de las formas que plasmaba en cada una de las piezas que realizó. Todo era fabricado a la medida (el verdadero concepto del lujo) se obsesionó con crear la manga perfecta y prefirió cerrar sus puertas antes de caer rendido a los pies del indeseado Prét á Porter quien llegaba a imponer una idea jamás  concebida democratizar la moda.

Balenciaga-2

Hoy en día solo nos resta ver sus campañas llenas de Paparazzis, ropa talla XXL, combinaciones estridentes y zapatos deportivos fabricados en China. Perdiendo totalmente la exclusividad que le caracterizaba hace unos años atrás mostrando una estética totalmente opuesta dejando solo como referencia su nombre.

Sin embargo uno de sus productos insignia: las zapatillas Triple S , que encarnan el estereotipo de calzado que usaban nuestros padres en los 90, se agotan al instante en cada reedición.

balenciaga__7892_620x413

Entonces, ¿Cómo podemos explicar este fenómeno? Primero que nada debemos comprender cómo deconstruyen estas marcas a sus consumidores:

– Entienden a la perfección los deseos de la Generación Z, jóvenes nacidos a mediados de los 90 que representan el nuevo target de consumo fashionista. En ese sentido, la idea de accesibilidad siempre está presente; no hay un interés por consumir algo exclusivo sino de apropiarse de ciertos conceptos y combinarlos creando una identidad propia. Algunos referentes de este target de consumo y que son fundamentales a la hora de comunicar esta forma de entender la moda son las Bella y Gigi Hadid, Luka Sabbat, Zendaya, Cardi B, Jaden Smith y Justin Bieber, por nombrar algunos pocos.

– Otro gesto revolucionario de este nuevo comportamiento es que no le temen a la copia. Más bien lo contrario, la interpretan como un síntoma de éxito e incluso ellas mismas copian de otros lados sin demasiado interés en disimular.

Resultado de imagen para gucci copia

– En cuanto a la comercialización, apuestan a la venta por internet mucho más que a las tiendas físicas, e invitan a sus desfiles por whatsapp e Instagram en lugar de enviar invitaciones formales, lo que habla de una presencia digital avasallante.

-El hecho de que Virgil Abloh, fundador de Off-White, haya sido elegido como director creativo de la línea masculina de Louis Vuitton habla de la necesidad que interpretan los conglomerados de lujo de copiar las estrategias de comunicación de las marcas de streetwear. Estas ideas son criticadas por diseñadores como Raf Simons, que afirman que la moda debería aportar algo nuevo, no solo tomar cosas del pasado.

Resultado de imagen para lv masculino

-Colaboran con marcas deportivas con Nike y Adidas, pero también con tiendas que poco tienen que ver con la moda como Ikea o DHL.

-Las prendas que diseñan tienen claras inspiraciones callejeras. El cinturón de Off-White que es un éxito de ventas emula las vallas de seguridad de una obra en construcción. Sus prendas llevan impresas flechas e indicaciones a modo de señalética urbana. Vetements es otra marca que imprime señalética, flechas, y modos de uso en sus prendas. Los textos en la ropa, zapatillas y carteras funcionan a modo de marquesina de la propia identidad, con una altísima cuota de humor.

Resultado de imagen para off white

– La memoria emocional está funcionando de manera eficaz para estas marcas. A la idea de que la moda siempre tiene que proponer ideas nuevas para atraer se contraponen estas marcas que apelan a la infancia, a los recuerdos y a cierto afecto para lograr empatía.

– La calle es la fuente de inspiración primordial, pero también internet y las redes sociales a modo de tribu urbana moderna. De la calle toman la cultura skater, el fútbol, lo experimental, el tránsito urbano y la comodidad. De internet toman las nuevas formas de comunicación, las estéticas de las redes sociales, el lenguaje y la velocidad.

Resultado de imagen para netaporter

La calle aspira al lujo tanto como el lujo ansía la calle. La primera aporta la credibilidad y la experiencia mientras que el segundo otorga estatus o posición social. Por eso siempre resulta interesante ver que se produce en ese encuentro entre potencias. Lo que es verdadero es que los jóvenes de las nuevas generaciones necesitan nuevas maneras de aproximarse a la moda, de una forma que no tenga tanto que ver con la pose y la fachada sino con algo mucho más natural, que incluya sus gustos y su manera tecnologizada de ver el mundo. Y, en ese sentido, algo nuevo está pasando.